Menu Filter

Descubriendo la NASA desde Montequinto

Foto: L.M. Javier Castaño, ingeniero de la estación Robledo de Chavela de Madrid, ha ofrecido una charla en Montequinto

Foto: L.M.
Javier Castaño, ingeniero de la estación Robledo de Chavela de Madrid, ha ofrecido una charla en Montequinto

 








Recientemente acaban de cumplirse 50 años desde que la NASA, la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio de EEUU (National Aeronautics and Space Administration), pusiera en marcha por primera vez su red de antenas de comunicación para el espacio profundo. Tres estaciones ubicadas estratégicamente en diferentes puntos de la Tierra para garantizar la comunicación permanente con las naves espaciales.

En concreto, esta Red del Espacio Profundo o DSN (Deep Space Network) de la NASA tiene complejos en California, Australia yRobledo de Chavela, en Madrid, estación esta última donde realiza su labor el ingeniero de telecomunicaciones Javier Castaño, que este martes ha ofrecido la conferencia «50 Años de Comunicación y Descubrimiento» en el Centro Cultural Biblioteca de Montequinto, en Dos Hermanas.

La charla, enmarcada dentro del Ciclo de Conferencias de Ciencia y Cosmología organizado por la Asociación de Profesores del IES Hermanos Machado del barrio quinteño, ha servido para acercar la labor que se desarrolla desde esta estación madrileña en la comunicación y la investigación del espacio.

Durante su intervención, Castaño ha ofrecido un breve recorrido por la historia y la fundación de la NASA, en plena década de los 50 con la Guerra Fría y la lucha contra los rusos por la conquista del espacio, y ha proporcionado a los asistentes algunos detalles del funcionamiento interno de esta DSN, cuyas estaciones estas ubicadas unas de otras a 120 grados de distancia para garantizar así que no se pierde ningún halo de comunicación con las naves en el espacio, debido al movimiento giratorio de la Tierra.

Una antena como Las Ventas de Madrid

Esta estación madrileña está compuesta por seis antenas, que oscilan entre los 11 metros de diámetro de la más pequeña y los 70 de la más grande. De hecho, las dimensiones de esta última antena orientable, la mayor, es como la plaza de toros de Las Ventas de Madrid y pesa unas 8.000 toneladas, cuando en términos comparativos, por ejemplo, un Boing 747 registra un peso total que se queda en las 500 toneladas. Las grandes proporciones de estas antenas responden a la necesidad de no perder ninguna señal que llegue a la estación ya que, en muchas ocasiones, la energía que se recibe en el receptor lo hace de forma muy débil.

Según explicó este ingeniero de telecomunicaciones, que lleva 13 años trabajando en la estación de Madrid, está previsto que en pocos años se realicen más antenas a tenor de las misiones que hay proyectadas para explorar Marte, planeta donde más invierte la NASA, pese a que ha sufrido un recorte en su presupuesto. Actualmente, el DSN de Robledo de Chavela soporta 33 misiones, y colabora con universidades de España y Europa.

La estación española, en la que trabajan unas 150 personas, fue clave en hitos históricos como la llegada del hombre a la Luna, ya que una de las antenas de 34 metros, apodada la Dino, fue la encargada de seguir al Apolo XI, y recogió, además, la primera fotografía que el ser humano veía del planeta Marte.

La Asociación de Profesores del IES Hermanas Machado tiene ya programadas para las próximas semanas más conferencias -de entrada libre hasta completar aforo- relacionadas con la ciencia y la cosmología en el Centro Cultural Biblioteca de Montequinto.

Vía | ABC Sevilla

No hay respuestas hasta el momento.