Menu Filter

La ruta «de codo y barra» por los bares de Dos Hermanas

El escritor Antonio Murube - L.M.

El escritor Antonio Murube – L.M.








En la actualidad, existen en Dos Hermanas alrededor de 600 establecimientos hosteleros, entre bares, abacerías y restaurantes repartidos a lo largo y ancho de todo el municipio sevillano. Buena parte de ellos se los conoce a la perfección el nazareno Antonio Murube, autor del libro «De tapas por Dos Hermanas», que se presenta en el centro cultural La Almona este miércoles y en el que recoge, precisamente, los 39 sitios con más solera del municipio para tomar una buena tapa.

«Quiero quitar ese sambenito de que en Dos Hermanas no hay sitios para tapear», defiende el escritor, que ya realizó su oda particular a la gastronomía nazarena con la publicación, en 2006, del primer libro de este tipo, en el que referenciaba otros 40 establecimientos distintos, llegándose a convertir en uno de los libros locales más vendidos en el municipio.

Ahora, Murube vuelve a retomar su defensa apasionada del tapeo por Dos Hermanas para mostrar en un nuevo libro la historia de cada establecimiento reseñado, así como sus tapas más suculentas. Entre todas ellas –alrededor de unas 400-, no faltan los clásicos de cualquier buen bar que se precie, como son la ensaladilla o la tortilla de patatas, pero también otras más sofisticadas y propias como es la tarvina de bacalao, la tapa típica por antonomasia de Dos Hermanas, o el aperitivo clásico, las aceitunas, «indispensables» en la barra y que deben ser ofrecidas «sin tener que pedirlas el comensal».

Para poner en práctica estas indicaciones, el autor recomienda la clave del tapeo: «hay que hacer un recorrido de codo, como yo digo, ‘acodao’ y de pie en la barra». Una máxima con la que ir pasando por estos «verdaderos templos gastronómicos» con los que cuenta el municipio. «El arte del tapeo escultura de las relaciones humanas, sin la tapa no tendríamos muchas veces relaciones sociales», apunta Murube, que avanza también otra máxima para el maridaje. «La tapa tiene tanta generosidad que se puede tomar hasta con un Nestea».

Tabernero

Lo asegura tajante quien se ha llevado parte del último año degustando las tapas que ahora aparecen destacadas en su libro. «La tapa no engorda si se toma bien, no hay que atiborrarse, y es tan pequeña que te permite probar cuatro o cinco, apreciando nuevos sabores y la calidad del bar», explica Murube al reivindicar así también el oficio del tabernero y su recital enumerando las tapas. «Más que una profesión es una vocación, el verdadero profesional se siente a gusto y realizado detrás de una barra».

Y es que, hijo de padre tabernero, Antonio Murube sabe muy bien lo que es estar al frente de un bar. Siendo aún un adolescente compaginaba ya sus estudios con el trabajo en el negocio familiar, el histórico Casa Murube, del que se hizo cargo tras la muerte de su padre. «Si en mi ámbito profesional como director de una sucursal bancaria tuve un poco de éxito fue por mi experiencia detrás de la barra de un bar, porque ahí se aprende de todo», asegura de forma categórica.

El libro es, desde luego, un manual en toda regla para conocer no solo los mejores bares de Dos Hermanas, sino también para aprender un «ritual», el del tapeo, que hay que saber apreciar. Por lo pronto, van ya casi un centenar de establecimientos reseñados en los dos libros escritos, aunque su autor amenaza con una tercera parte. «Hay bares para hacer otro más», avisa.

ABCSEVILLA

No hay respuestas hasta el momento.