Menu Filter

Santa María Magdalena, epicentro del comercio tradicional

Foto: L.M. Calle Santa María Magdalena de Dos Hermanas

Foto: L.M.
Calle Santa María Magdalena de Dos Hermanas








Cruce de caminos y arteria de conexión hacia el centro de la ciudad, lacalle Santa María Magdalena es una de las vías históricas de Dos Hermanas. Fue el epicentro comercial en su mejor época, pero el resurgir económico de otros puntos repletos de tiendas y grandes firmas, han relegado esta tradicional calle a un segundo plano en cuanto a compras y público por sus aceras se refiere. Los vecinos reconocen que la calle adolece de ambiente en cuanto cae el sol y los comerciantes achacan la bajada de las ventas a la crisis económica o a la ausencia de aparcamientos.

«Esta calle era de las más punteras de toda Dos Hermanas, pero en los últimos años ha bajado mucho». Es el testimonio de uno de los comerciantes de Santa María Magdalena que reconoce que la crisis económica acabó hace unos años por taponar el flujo de clientes hasta esta vía. «Es una pena ver cómo está ahora la calle, sabiendo lo que fue», reconoce otra de las comerciantes de esta zona, al frente de un negocio familiar abierto desde hace más de treinta años.

Y es que, pasear por esta calle supone toparse con comercios tradicionales como una mercería o una de máquinas de coser, sin olvidar peluquerías, zapaterías, fruterías, una floristería, otra de informática e, incluso, una de arreglos de costura. Todo, eso sí, con acento nazareno en una calle que puede presumir de tener en su centro el monumento a la Virgen de Valme, por donde pasan muchas de las hermandades de la Semana Santa o la Romería del Rocío.

Negocio familiar

La gran mayoría de las tiendas de esta vía son establecimientos de toda la vida, negocios que han pasado de padres a hijos a lo largo de las últimas décadas. «Llevamos aquí desde 1989, primero mis padres y cuando ellos se jubilaron, lo cogí yo», explica el dueño de una de las zapaterías situada a mitad de la calle, «desde 2007 aproximadamente comenzamos a notar una bajada en las ventas, por la crisis seguramente, pero también por el reclamo de las grandes superficies».

Sin embargo, inconvenientes como la ajustada situación financiera por la que pasan las economías familiares o los grandes centros comerciales no son exclusivos de esta zona, también afectan al resto de la ciudad. Entonces, ¿por qué ha perdido ambiente esta calle, en concreto? Algunos comerciantes apuntan otros factores como la falta de aparcamientos. «Por aquí, mas que gente lo que pasan son muchos coches», aseguran.  Hay quien asegura también que la calle «no se incentiva» a nivel comercial y que por no tener, «no tiene ni toldos» que resguarden del sol a diferencia de los que sí hay en otras calles del centro.

Comercios que cierran

A lo largo de toda la calle hay prácticamente una quincena de locales cerrados. Los carteles de «se alquila» o «se venden» adornan la fachada de lo que en su día fue una librería, un salón de juegos, una inmobiliaria o, incluso, una oficina bancaria. «Cada vez que una tienda cierra, es mucho peor para el resto de comercios», explica la dependienta de una panadería, quizás uno de los negocios más antiguos de toda la calle con 30 años de historia. «Aquí la cosa va bien, la verdad, pero da pena ver que cierran tiendas».

Todo, sin embargo, no es echar el cierre en esta señera vía nazarena. En los últimos meses han abierto sus puertas, al menos, cuatro tiendas nuevas relacionadas con la moda, los artículos de geriatría y la venta de cerveza artesanal. «Por el momento la cosa va bien, hay días y días», apuntan desde uno de estos negocios.

Precios de alquiler bajos

En cuanto a precios, alquilar un local comercial en la calle Santa María Magdalena es más económico que hacerlo en otras vías como San Sebastián, donde se encuentran varias franquicias y firmas de ropa. En uno de los casos consultados por este periódico, un local de 50 metros cuadrados ronda los 400 euros mensuales, un precio mucho menor en comparación con el que se puede llegar a pagar en otros puntos como la avenida de España o la citada calle San Sebastián.

Sin embargo, la peatonalización de esta vía San Sebastián, unida al espacio sin coches de la plaza de La Mina y la calle Romera, junto a la construcción del aparcamiento subterráneo del Mercado de Abastos, ha acabado por consagrar esta calle y relegar a un segundo plano a Santa María Magdalena, que nostálgica del pasado afronta el futuro con esperanza. «Espero que esto repunte», reconoce uno de los comerciantes cuando se refiere a las nuevas tiendas que han abierto en la calle recientemente.

De su lado tienen la carta de presentación de ser una de las históricas vías comerciales de la ciudad y el atractivo de los precios de los locales puede servir más de lo que parece para revitalizar una zona que buscar convertirse en lo que un día fue.

Vía | ABC Sevilla

No hay respuestas hasta el momento.